Termina el confinamiento, ¿podemos volver a la vida normal?

Las medidas de aislamiento decretadas debido a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19 no tienen precedentes. La principal vía de transmisión estaba relacionada con la cercanía a personas infectadas por lo que se tuvo que paralizar todas las actividades no esenciales para contener la rápida transmisión del virus. Sin embargo, el parón de las actividades económicas tiene una serie de consecuencias negativas.

El conocimiento que se tiene sobre el virus es cada vez mayor, aunque todavía no existe una vacuna. Se están probando diferentes tratamientos para controlar la enfermedad una vez que se ha cogido, se realizan diferentes estudios en busca de una vacuna efectiva y se ha realizado un análisis para conocer el nivel de inmunización de la sociedad. Sin embargo, ninguna de estas situaciones todavía es óptima, es previsible que se tarde unos meses en encontrar una solución.

Un plan de desescalada se ha establecido por el Gobierno para poder reducir o aliviar la presión impuesta a la sociedad y evitar repuntes de la enfermedad. El objetivo es retomar las rutinas anteriores, reactivar la economía y minimizar el riesgo de contagio, ¿pero vamos a volver a las rutinas tal y como las conocíamos?

¿Qué va a cambiar?

La transición se realizará de manera gradual y por territorios, sin embargo, todavía se deberán mantener medidas de seguridad e higiene hasta que exista una vacuna y la población esté inmunizada o bien desaparezca el virus. Mientras tanto:

  • Salir a la calle: para retomar nuestra actividad deberemos incorporar de manera habitual nuevas rutinas como el distanciamiento social. Esta medida implica estar a más de 1,5 metros de otras personas -que no convivan en la misma vivienda-, llevar mascarilla para protegernos y/o evitar contagiar a otras personas y desinfectarnos las manos de manera frecuente.
  • Trabajo: el regreso a oficinas, si no es imprescindible, se verá sustituido por el teletrabajo. Si es indispensable la vuelta a lugares de trabajo, se deberán incluir medidas y protocolos de seguridad para el empleado: gel desinfectante, distancia entre compañeros, mamparas de seguridad, uso de mascarillas, etc.
  • Escuelas: la vuelta a las escuelas está suspendida hasta septiembre, aunque se valora que los estudiantes de cursos de 4º de la ESO y 2º de Bachillerato puedan volver antes puesto que están en juego el título. Todavía no se sabe cómo será el regreso, en cualquier caso se habla de que se pedirá que los alumnos puedan mantener la distancia de seguridad, que no compartan materiales, que utilicen mascarillas y que combinen la educación presencial con la online.
  • Compras: volver a comprar en una tienda tampoco volverá a se lo mismo. Los productos que se toquen por los clientes deberán ser desinfectados o puestos en cuarentena, además, se deberá mantener distancia de seguridad entre clientes. Por este motivo, algunas tiendas están incorporando nuevas tecnologías para que el cliente pruebe los productos sin tener que tocarlos. Aplicaciones que mostrarán cómo queda un maquillaje, o como nos quedaría la prenda de ropa, etc.
  • Vacaciones: una vez que se haya pasado a la fase III de desescalada se permitirá el movimiento de personas entre diferentes provincias. Este será el momento en el que mucha gente podrá disfrutar de unas vacaciones. Además de seguir manteniendo las medidas de higiene y distanciamiento social, ya hay lugares que ofrecerán medidas complementarias para asegurarse que el cliente está seguro como: distancia de dos metros entre tumbonas, limitación de aforo y franjas horarias en la playa, etc. Muchas de ellas en estudio.
  • Viajes: es muy probable que el desplazamiento a otros países se vea limitado. Una vez termine la desescalada se incentivará el turismo, pero posiblemente favoreciendo a aquellos países con una situación epidemiológica similar a la nuestra. Igualmente, se establecerá unas normas para el uso de medios de transporte.
  • Deportes: los deportes al aire libre se podrán realizar sin problemas siempre que se mantengan una distancia de 2 metros con otras personas. La realización de deportes dentro de locales: gimnasio, piscinas, etc. se llevará a cabo al final de la desescalada, pero siempre manteniendo las distancias de seguridad, con aforo limitado y sin poder hacer uso de lugares comunes como: duchas, taquillas, vestuarios, etc.

FUENTE