La telemedicina no es el futuro, es el presente

La telemedicina es uno de los avances que nos ha permitido la nueva era digital y que desde hace tiempo escuchábamos hablar sobre ella, pero que creíamos que estaba dirigida solo a personas muy ocupadas con poco tiempo para ir al médico. Aunque se diseñó en un principio para ofrecer un servicio sanitario en zonas más remotas y de difícil acceso a la sanidad.

Sin embargo, debido a la nueva situación que hemos tenido que vivir, muchos de nosotros hemos comprobado su valor y los beneficios que nos puede aportar. La telemedicina nos permite resolver dudas, realizar diagnósticos, ofrecer tratamiento y recetar medicamentos.

Con la presencia de la Covid-19 amenazando nuestra salud, la telemedicina ha permitido realizar consultas médicas para pacientes con otras patologías, solucionando los problemas médicos y disminuyendo el riesgo de contagio tanto para el paciente como para el profesional sanitario. En todos los países, China, EE.UU., Reino Unido, etc., la telemedicina está experimentando un gran auge a raíz de la pandemia, al igual que en España.

Aplicaciones de la telemedicina

Se considera telemedicina a la asistencia médica a través de dispositivos electrónicos que tengan un software asociado para permitir una comunicación fluida entre paciente y médico y se puedan realizar diagnósticos.

La telemedicina se puede considerar únicamente a una llamada al médico, tanto en audio como en vídeo. Sin embargo, existen aplicaciones que le ayudan a realizar de una forma más fiable y rápida el diagnóstico. Por ejemplo, en dermatología existen aplicaciones de dermatoscopia que ayudan al médico a concretar la afección.

Las aplicaciones de salud que instalamos en el móvil pueden ser una gran ayuda para comprobar la saturación de oxigeno en sangre, el ritmo cardiaco, las horas de sueño, etc. Además, con esta monitorización de nuestras constantes ofrecemos al médico datos medibles y reales.

Con este mismo sistema, tras realizar el diagnóstico el médico puede enviar la receta al paciente, por medios digitales, para que acuda a su farmacia y adquiriera el tratamiento necesario.

Por supuesto, si después de la consulta el médico considera que se debe realizar una inspección presencial o pruebas diagnósticas especiales este recomendará su asistencia a la clínica u hospital.

 Ventajas de la telemedicina

La telemedicina no es una herramienta futura, sino una solución presente que ofrece las siguientes ventajas a los pacientes:

  • Asistencia sanitaria 24 horas al día los 7 días a la semana.
  • Acceso a una consulta médica sin tener que desplazarse hasta el hospital o centro de salud.
  • No perder el tiempo en salas de espera.
  • Se puede realizar la videollamada desde cualquier lugar: casa, trabajo, segunda residencia, etc.
  • Permite una privacidad añadida al tipo de consulta. Es decir, en consultas del tipo psicológicas o enfermedades infecciosas permite una privacidad al paciente o que pueda evitar contagios.
  • En pacientes con movilidad reducida favorece el control y asistencia a consultas o revisiones de tratamiento sin tener que realizar costosos o complicados desplazamientos.
  • Se pueden realizar consultas a médicos especialistas ubicados en áreas o provincias diferentes sin tener que programar viajes exclusivamente para ir a verlos.

FUENTE